Expecting Rain

Go to main page
It is currently Tue December 12th, 2017, 12:27 GMT

All times are UTC




Post new topic Reply to topic  [ 148 posts ]  Go to page Previous  1, 2, 3, 4, 5, 6
Author Message
PostPosted: Thu October 23rd, 2014, 15:57 GMT 

Joined: Sun December 21st, 2008, 22:42 GMT
Posts: 416
jcastro wrote:
markitospb wrote:


Pues vamos a comprarlo 8)


yo ya lo he pedido,me parece que aqui tiene un buen precio
http://libros.fnac.es/a1066775/Eduardo- ... -y-el-amor


Top
 Profile  
 
PostPosted: Mon October 27th, 2014, 04:47 GMT 
User avatar

Joined: Sun January 11th, 2009, 19:08 GMT
Posts: 2800
http://www.npr.org/2014/10/26/357630611 ... ies-vol-11


Top
 Profile  
 
PostPosted: Wed October 29th, 2014, 09:02 GMT 

Joined: Sun December 21st, 2008, 22:42 GMT
Posts: 416
por si a alguien le pilla cerca y se quiere acercar
http://www.efeeme.com/manana-en-barcelo ... bob-dylan/


Top
 Profile  
 
PostPosted: Wed October 29th, 2014, 11:08 GMT 
Promethium Member
User avatar

Joined: Sun January 4th, 2009, 08:02 GMT
Posts: 16131
Location: South of the mountains of Madrid.
markitospb wrote:

yo ya lo he pedido,me parece que aqui tiene un buen precio
http://libros.fnac.es/a1066775/Eduardo- ... -y-el-amor

Gracias, en la editorial no había forma de comprarlo, los correos que he enviado me los devolvía...


Top
 Profile  
 
PostPosted: Wed October 29th, 2014, 11:09 GMT 
User avatar

Joined: Sun January 11th, 2009, 19:08 GMT
Posts: 2800
markitospb wrote:
por si a alguien le pilla cerca y se quiere acercar
http://www.efeeme.com/manana-en-barcelo ... bob-dylan/


y a llegar temprano!

Quote:
Los primeros compradores del libro recibirán como obsequio una copia del álbum de tributo a Dylan “So Happy Just to See You Smile”.


Top
 Profile  
 
PostPosted: Wed October 29th, 2014, 13:31 GMT 
User avatar

Joined: Sun November 18th, 2012, 18:29 GMT
Posts: 2508
Location: Besós River Shore
chambre wrote:
markitospb wrote:
por si a alguien le pilla cerca y se quiere acercar
http://www.efeeme.com/manana-en-barcelo ... bob-dylan/


y a llegar temprano!

Quote:
Los primeros compradores del libro recibirán como obsequio una copia del álbum de tributo a Dylan “So Happy Just to See You Smile”.


A mi no me pilla del todo lejos, pero no me da tiempo a llegar ni de coña. Joder y estas cosas no se pueden hacer en viernes o sábado. Veo que tocará Baule y otros. A Baule ya le conocéis todos supongo. A Steven Munar lo vi hace unos años tocar en un garito cerca de mi casa. Recuerdo que me gustó mucho. Protestaron los vecinos de arriba del garito, o sea que la cosa estuvo bien. Aunque en esa ocasión no tocó cosas de Dylan. Si alguien va, ya contará.


Top
 Profile  
 
PostPosted: Sun January 18th, 2015, 18:19 GMT 
User avatar

Joined: Sun January 11th, 2009, 19:08 GMT
Posts: 2800
Bob Dylan, a 40 años de una joya creativa...

http://www.lt10digital.com.ar/noticia/i ... ativa.html


Top
 Profile  
 
PostPosted: Tue February 3rd, 2015, 00:31 GMT 
User avatar

Joined: Sun January 11th, 2009, 19:08 GMT
Posts: 2800
Interesante artículo que copio de facebook,
en inglés pero que más da, quien más quien menos todos lo entendemos y sino, que para eso está el google translator :lol:
Quote:

Len Dell'Amico

"Nineteen eighty-seven is a book all by itself. Touring with Bob Dylan. For me, it reached biblical proportions. Ninety thousand people. Daytime shows with screens the size of my house. It literally took an eighty-ton crane to put the show in place. I was at the board meeting at Front Street where they were saying, "Who should we tour with in the summer of '87?" Dylan's name was thrown out there. By me actually, and they picked it up and ran with it. I'd always been a Dylan-phile. I noticed that Jerry did Dylan material so as soon as I was a friend of Jerry's, I started asking him about Dylan and he was a little reticent. He didn't really want to talk to me about Bob. He said, 'We talk on the phone.' I said, 'What's he like?' 'He's a great guy.' I said, 'What do you do together?' Jerry said, 'We were playing in New York and he called me up at the hotel. He came over in his van and picked me up at the hotel and we drove around the city all night. He showed me places that he thought were cool and we talked all night.'"

..."What I saw in '87 was that Dylan loved being in the setting. He had a bodyguard but by the time he'd come to the door at Front Street by himself, he was the most ethereal presence I ever experienced. He loved it. He'd come in there and the crew would go, 'Hey, Bob' and then turn their backs on him. The Grateful Dead crew was just perfect for that. He was treated just like anybody else and maybe that was where that pedal-to-the-metal thing started because when they were rehearsing, everybody knew something big was coming. When they went out on the road that summer, Dylan had trouble with the Dead because compared to his garage bands, the Dead were like an orchestra and so I think he was very intimated. When they rehearsed, it was looser but once they got on with the shows, it was probably hard for Dylan to go out in front of seventy and eighty thousand fans who were there for the Dead and then try to fit his thing into this wall of sound."

~Robert Greenfield, 'Dark Star An Oral Biography of Jerry Garcia'


Top
 Profile  
 
PostPosted: Fri February 27th, 2015, 11:22 GMT 
User avatar

Joined: Sun January 11th, 2009, 19:08 GMT
Posts: 2800
quiero escuchar esto! :lol:

Daniel Lanois confirms more Sinatra coming from Bob Dylan: ‘A sacred ground for him’

http://somethingelsereviews.com/2015/02 ... el-lanois/

Quote:
Daniel Lanois "On Bob Dylan singing Sinatra"

“He came to my house eight or six months ago and spent a few hours. We listened to 21 songs — because he’s made two records of this (Sinatra project). And he said, ‘Let me tell you, Dan: If you have the time, can I tell you how I grew up?’ So we sat in the kitchen. I hadn’t heard a note.

“He spoke for an hour and a half on how, as a kid, you couldn’t even get pictures of anybody. You might get a record but you didn’t know what they looked like. So there was a lot of mystery associated with the work at the time. As far as hearing live music, he only heard a couple of shows a year, like the Tommy Dorsey Orchestra might come through.

“But the music he did hear really touched him and he felt that a lot of that music was written not only by great professional songwriters at the time, but a lot of it was written from the heart, from the wartime, and people just pining for a lover. He felt there was a lot of spirit in that music. He felt there was a kind of beauty, a sacred ground for him.

“After having said all that, we then listened to the music and I felt everything that he talked about. For one of America’s great writers to say, ‘I’m not gonna write a song. I’m gonna pay homage to what shook me as young boy,’ I thought was very graceful and dignified.”




dicho sea de paso, muy interesante artículo sobre Dylan y Lanois en español:

:arrow: http://www.blogofenia.com/2014/01/criti ... -mind.html


Top
 Profile  
 
PostPosted: Fri February 27th, 2015, 15:59 GMT 
Promethium Member
User avatar

Joined: Sun January 4th, 2009, 08:02 GMT
Posts: 16131
Location: South of the mountains of Madrid.
^lo leeré


Top
 Profile  
 
PostPosted: Wed March 11th, 2015, 17:21 GMT 
User avatar

Joined: Sun January 11th, 2009, 19:08 GMT
Posts: 2800
compartido por jcastro en facebook, aqui lo traigo...

Quote:

DIOSES Y MONSTRUOS

Dylan desprende luz hasta en la oscuridad

Al cantautor le dan igual los reconocimientos. Pero pronunció un conmovedor discurso, con ajuste de cuentas incluido, al recibir el Premio MusiCares Person of Year 2015
Carlos Boyero 10 MAR 2015


En la portada del disco Shadows in the Night su autor mantiene gesto reflexivo y melancólico tras los barrotes de una simbólica prisión. En la contraportada luce con desaliño un esmoquin blanco (hay señores que visten esa prenda como si la hubieran inventado exclusivamente para ellos, tipos como Cary Grant, David Niven, Humphrey Bogart, Sean Connery, Frank Sinatra, pero no es el caso de este cantautor, aunque todo en él desprenda estilo) y parece observar con gesto ensimismado un objeto no identificable junto a una dama con pechos exuberantes y que oculta sus ojos con un antifaz. Y, como le ha ocurrido siempre, habrá millones de ojos interpretando cada gesto y cada palabra de este hombre, preguntándose por el nuevo camino, las claves y el estado de ánimo que han elegido esta vez su música y sus canciones. Y a él, como siempre, le importará un pimiento lo que diga el personal sobre su arte. Se atribuye a Picasso esa certidumbre tan osada y arrogante de: “Yo no busco, yo encuentro”. La obra de este anciano de 73 años (ahora tal vez haya que denominar esa edad como señor mayor, señor crepuscular, no sé, esas chorradas), bendecida tantas veces por el estado de gracia, podría identificarse con esa seguridad altiva. O simplemente lúcida, demostrable, transparente. O sea, estamos hablando de Bob Dylan.

Aunque en las últimas décadas podamos verle y oírle con múltiple frecuencia en los escenarios, no creo que esa actividad febril obedezca a problemas económicos, no creo que le hayan estafado y arruinado, algo que al parecer motivó a Leonard Cohen, para inmensa suerte de los que amamos su música, a abandonar el monasterio budista y volver a lanzarse al ruedo. Será que se aburre en casa, o su forma de sentirse vivo, o que verdaderamente disfruta recorriendo incansablemente infinidad de rutas cantando en directo para la gente. O para sí mismo, ya que desde que era muy joven ha pasado cantidad tanto del amor incondicional que le profesaban unos como del cabreo o la decepción por parte de otros, convencidos de que Dylan estaba traicionando su antigua música, el espíritu poético y reivindicativo que había alcanzado valor de profecía, de himnos colectivos, de crónica inaplazable de una época, de identificación emocional absoluta con los sentimientos, imágenes, sensaciones, ideas, símbolos, atmósferas, predicciones, lamentos, lirismo, rabia, y que expresaba con voz nasal su tótem supremo.

Todavía no le han concedido el Nobel de literatura a este magnífico narrador de historias

Dylan se las ha ingeniado para no perder ni una gota de su justificada leyenda ni que el eterno campo magnético que caracteriza a su personaje envejezca o pierda temporalmente la fuerza. Sabe que el misterio alimenta a la seducción. Ha logrado cubrir su vida privada. Jamás ha soltado discursos en público. Nunca ha sido previsible ni calculador o ha explotado los caminos fáciles. Simplemente, ha obedecido a lo que se le salía del cerebro, del corazón o de los genitales. Y ese material es tan potente, genuino, heterodoxo, complejo y emotivo que siempre ha encontrado receptores. Muchos o pocos, según las épocas. Todavía no le han concedido el Nobel de Literatura a este magnífico narrador de historias, a alguien con una capacidad poética inimitable, al creador de cientos de canciones que te pueden conmover, seguirte intrigando, hacerte vibrar, sugerirte cosas hermosas o tristes, consolarte, en cualquier periodo de tu existencia, en momentos de luz y de oscuridad, en soledad y en compañía. Presiento que los honores y el reconocimiento de su genio le dan un poco igual. Él, a lo suyo. Por ejemplo, el tipo cuyas canciones han sido interpretadas por tantos músicos ilustres publica un disco en el que hace su versión de temas ajenos, de un material que utilizó Sinatra y no precisamente sus temas populares, destinados a la inmortalidad por aquel artista tan grande y tan chulo que aseguraba no vender voz sino estilo. A un oyente que no haya seguido exhaustivamente la discografía de Sinatra, le sonará en Shadows in the Night la canción ‘Autum Leaves’ y poco más. Por mi parte, he escuchado tres veces este disco en el que la voz de Dylan tiene ecos sombríos. No me apasionó en la primera audición, pero va ganando a medida que lo escucho. Es bonito, suena a tristeza. En terreno propio o interpretando lo que crearon otros, Dylan es Dylan.

Y hay más noticias venturosas del personaje. Alguien que ha defendido con tanto celo su alergia a que le etiquetaran, que no apareció en protestas ni causas en las que le esperaban como si fuera el Mesías, que valora ante todo lo que describe su arte y no se siente compañero de viaje de nadie, maestro del sarcasmo y del surrealismo cada vez que le han entrevistado intentando que desvelara sus principios y su opinión sobre el estado de las cosas (pero sí nos jodió a unos cuantos observar su fervor y su emoción ante el Papa polaco, no recuerdo muy bien si en esa época se había hecho católico, o era agnóstico, o había retornado al judaísmo, que más da), tampoco se ha prodigado ni ha sido demasiado generoso nunca en elogios públicos a los artistas que admiraba o amaba, con los que se sentía en deuda. Ni sobre la gente que le ayudó. Lo acaba de hacer en el brillante y conmovedor discurso que soltó al recibir el Premio MusiCares Person of Year 2015.

“Me han puesto a caldo desde el primer día. Han dicho de mí que sueno como una rana. ¿No lo dicen de Tom Waits?”

Nada en él tiene desperdicio, incluido su demorado y rencoroso ajuste de cuentas (él, que parecía pasar de todo) con los críticos que, según Dylan, no entendieron nada: “Me han puesto a caldo desde el primer día. Dicen que no puedo cantar. Que croo, que sueno como una rana. ¿Por qué no dicen lo mismo sobre Tom Waits? Dicen que mi voz está fundida, que no tengo voz. ¿Por qué no dicen lo mismo sobre Leonard Cohen? ¿Por qué me dan este tratamiento especial? Los críticos dicen que no puedo aguantar una melodía y que hablo a mi manera durante las canciones. ¿De verdad? Nunca escuché decir eso sobre Lou Reed. ¿Por qué él se va de rositas?”.

Estas son algunas perlas: “Ya sabéis, mis canciones no han llegado solas hasta aquí. Ha sido un largo camino y ha habido muchas cosas que hacer. Mis canciones son como historias de misterio, del tipo que Shakespeare imaginaba cuando iba haciéndose mayor. Creo que podríais seguir el rastro de lo que hago hasta ese extremo. Estaban fuera de lo convencional entonces, creo que están fuera de lo convencional ahora. Y suenan como si hubieran viajado con los pies en el suelo”. Sobre su primer productor, Lou Levy: “Me dijo que si yo andaba adelantado a mi tiempo —y no estaba en realidad seguro de ello, pero si eso estaba sucediendo y era verdad, al público le costaría tres o cuatro años pillar lo que hacía—, yo debía estar preparado. Y eso sucedió. El problema era que cuando el público lo pillaba yo ya andaba tres o cinco por delante de eso, así que la cosa se complicaba”. Y cita a Sam Cooke cuando, harto de que le contaran que tenía una voz maravillosa, respondió: “Las voces no deben ser consideradas por lo bonitas que son. Solo importan si te convencen de que están diciendo la verdad”.

Dylan siempre ha contado su verdad. Que no tiene por qué ser la verdad de los otros. Lo ha hecho con una clase, una capacidad expresiva y una personalidad lírica que reconocerían fraternalmente Billie Holiday y Rimbaud. Por lo que dice y por cómo lo dice. Y que siga componiendo y cantando hasta la eternidad. Y ya sé que no existe.


http://cultura.elpais.com/cultura/2015/ ... 92047.html


Top
 Profile  
 
PostPosted: Tue May 5th, 2015, 23:56 GMT 
User avatar

Joined: Thu September 26th, 2013, 16:47 GMT
Posts: 304
Location: Chile, Concepción.
WikiLeaks sobre Bruce Springsteen...

http://www.pointblankmag.com/

La parte interesante es:
1 caja de aniversario, con tres discos, para Born in the USA
1 caja de aniversario, con tres discos, para The RIver
1 caja de aniversario, con dos discos, para Nebraska (las cajas deberán publicarse con un mínimo de 6 meses entre cada una)
1 caja de 3 ó 4 discos con canciones inéditas de archivo, a modo de continuación de la caja Tracks
5 álbumes de conciertos completos


Top
 Profile  
 
PostPosted: Sun September 13th, 2015, 23:30 GMT 
User avatar

Joined: Sun January 11th, 2009, 19:08 GMT
Posts: 2800
esto no está en español, pero algo tiene que ver...

(hay que ver el final de la letra que transcriben..."Adios, mi cora sole" :lol: :lol: :lol: )

http://pioneerproductions.blogspot.com. ... latin.html

Quote:
The Spanish Moon: Spain and Latin America in Dylan’s Texts
Any longtime Dylan fan has undoubtedly noticed how so many of his songs include references to Mexico, Latin America and Spain. Having lived in Mexico for a spell I've been especially fond of many of these songs, most recently the tender version of "Spanish Is The Loving Tongue" on Another Self-Portrait: Bootleg Series, Volume 10.

One of the Facebook sites I recently began following is Bienvenido a Dylan Lorca which highlights the relationship between Dylan and the Spanish poet Federico Garcia Lorca, considered by many as one of the most important Spanish poets of the 20th century.

This past week someone posted a really great summary of the numerous times Dylan has cited Latin American and Spanish references in his songs in a paper by Christopher Rollason titled “Sólo Soy Un Guitarrista”: Bob Dylan in the Spanish-Speaking World–– Influences, Parallels, Reception, and Translation. The following is an excerpt from a section with the heading The Spanish Moon: Spain and Latin America in Dylan’s Texts.

The Songs

In his 1975 song “Abandoned Love” Dylan sang: “The Spanish moon is rising on the hill,” and over his career references to things Spanish and Latin American have been scattered through his work. In his prose text of 1963 “My Life in a Stolen Moment,” recalling his University of Minnesota days, Dylan actually claims some knowledge of Spanish: “I did OK in Spanish though but I knew it beforehand.” Be that as it may, the 1974 song “Something There Is About You,” which speaks of youthful times in Duluth, the town of Robert Allen Zimmerman’s birth, mentions a character called Danny Lopez: Dylan thus relates a Hispanic name to the idea of beginnings. Other Dylan characters find themselves south of the border. In “Lily, Rosemary and the Jack of Hearts,” Big Jim thinks he has seen the Jack of Hearts “down in Mexico”; the Brownsville Girl too disappears, in the song that bears her name, “way down in Mexico.” “Goin’ to Acapulco,” “Romance in Durango” and “Just Like Tom Thumb’s Blues” (located in Ciudad Juárez) are all explicitly set in or near Mexican cities. “Durango,” in particular, addressed in the first person to a woman called Magdalena by an unnamed gunman, refers to Mexican culture (“past the Aztec ruins and the ghosts of our people”) and history (“We’ll drink tequila where our grandfathers stayed / When they rode with Villa into Torreón”). “Señor (Tales of Yankee Power),” though it does not name Mexico, is surely set there, and has often been read as a critique of US intervention in Latin America. 7 That subject is visibly taken up in its economic aspect in “North Country Blues” (“it’s much cheaper down / In the South American towns / Where the miners work almost for nothing”), and “Union Sundown” (“the car I drive is a Chevrolet / It was put together in Argentina / By a guy makin’ thirty cents a day”). Argentinian cultural or political motifs feature in “Farewell Angelina” (“little elves . . . dance / Valentino-type tangos”), that song’s double “Angelina” (“Tell me, tall men, where would you like to be overthrown, / In Jerusalem or Argentina?”), and “The Groom’s Still Waiting at the Altar” (“She could be respectably married / Or running a whorehouse in Buenos Aires”).

Across the Atlantic, Spain features in the Dylan song canon via “Boots of Spanish Leather,” with its “mountains of Madrid” and “coasts of Barcelona”: those boots originally walked out of the folksong “Black Jack Davey,” with its gypsy theme, which Dylan covered years later on Good As I Been To You. “Cross the Green Mountain,” his song of the American Civil War from 2003, has the lines “Heaven blazin’ in my head / I dreamt a monstrous dream,” which recall Francisco Goya’s famous etching “El sueño de la razón engendra monstruos” (“The sleep of reason produces monsters”). Elsewhere, “Spanish” appears as an adjective, whether pointing to Spain as such or things Hispanophone in general, as in the Sad-Eyed Lady of the Lowlands’ “Spanish manners.” Dylan even sings a few words in Spanish on two recordings––the already-mentioned “Romance in Durango” (“No llores, mi querida / Dios nos vigila . . . / Agárrame, mi vida”––“Don’t cry, my darling / God protects us . . . / Hold on tight, love of my life”), and the traditional “Spanish is the Loving Tongue,” set in Sonora, Mexico (“Mi amor, mi corazón”––“My love, my heart”). It may not, then, come as a total surprise to learn that in the late 70s/early 80s there were rumours of Dylan making an entire album of songs in Spanish. This album, which would have had official release only in the Spanish-speaking world, would have consisted of Dylan classics, translated into the “loving tongue” and performed by the master himself. There was even talk of the songs being rendered into Spanish by none other than Robert Graves, a long-term resident of Majorca whom Dylan, in Chronicles Volume One, recalls meeting once. The project, however, was foreclosed by Graves’ death in 1978.

Dylan originally recorded "Spanish Is The Loving Tongue" for his 1973 album of covers simply titled Dylan. The album itself did not fare well with the critics but I had a copy back then and enjoyed his renditions of Big Yellow Taxi, Mr. Bojangles and Lily of the West. The simpler version of "Loving Tongue" evokes a much more emotional response for me than the over-produced version that came out on the record.

The song is based on a 1907 poem by Charles Badger Clark, a cowboy poet who later became the Poet Laureate of South Dakota. Set t music in 1925 it has been recorded by many other well-known artists including Judy Collins, Marianne Faithful, Tom Paxton and Emmylou Harris.

What prompted me to share this today was the discovery that Dylan performed this song in concert only once, in San Antonio on May 11, 1976. (39 years ago tomorrow.) This goes out to all my San Antonio friends and memorias de Mexico.

Spanish Is The Loving Tongue

Broke my heart, lost my soul
Adios, mi corazon
Spanish is the loving tongue
Soft as music, light as spring
It was a girl I learned it from
Living down Sonora way
Well, I don't look much like a lover
Still I say her love words over
Mostly when I'm all alone
Mi amor, mi cora sole.

Haven't seen her since that night
I can't cross the line you know
They want me for a gamblin' fight
Like as not it's better so
Still I always kind of missed her
Since that last sad night I kissed her
Broke her heart, lost my own
Adios, mi cora sole
Broke her heart, lost my own
Adios, mi cora sole
Adios, mi cora sole
Adios, mi cora sole


Top
 Profile  
 
PostPosted: Wed November 4th, 2015, 02:29 GMT 
User avatar

Joined: Sun November 18th, 2012, 18:29 GMT
Posts: 2508
Location: Besós River Shore
Publireportaje :wink:
Reseña: Bob Dylan - The Cutting Edge 1965-1966: The Bootleg Series Vol. 12 (Deluxe Edition) por Jeff Burger
http://www.themortonreport.com/entertainment/album-review-bob-dylan-the-cutting-edge-1965-1966-the-bootleg-series-vol-12-deluxe-edition/

La colección de Bootleg Series de Bob Dylan (el outlet de Dylan que comercializa versiones alternativas, descartes, interpretaciones raras en directo y canciones nunca antes escuchadas) nos ha brindado fantásticas entregas musicales desde sus inicios en 1991. Sólo en los dos últimos años se han editado los volúmenes Another Selfportrait y The Basement Tapes Complete, y ambos han sido grandes revelaciones. Aún así ninguno de los 11 lanzamientos previos eclipsa esta nueva entrega de la colección: “The Cutting Edge 1965-1966, The Booteg Series, Vol 12”, la cual nos adentra en las sesiones de grabación que confeccionaron “Bringing It All Back Home”, “Highway 61 Revisited” y “Blonde On Blonde”.

El propóstito de “The Cutting Edge”, según el libro de 120 páginas incluído en la publicación, “es ilustrar lo que sucede en el estudio en el proceso de creación de un disco. Lógicamente no intenta ser una colección de brillantes grabaciones. Lo aquí se presenta es el sonido escuchado en la cabina de control de los estudios CBS al finalizar la jornada.”

La colección incluye cuantiosas tomas falsas, comentarios de los productores y del propio Dylan, lo que contribuye a que el oyente parezca encontrarse en el lugar de grabación. Y en ese lugar han estado muy pocos: la gran mayoría del material no ha estado disponible hasta ahora, aunque los productores de esta colección han incluido varias grabaciones publicadas anteriormente con el fin de “representar mejor la creatividad de Dylan durante ese periodo”.
Menudo periodo. “Bringing It All Back Home”, “Highway 61 Revisited” y “Blonde On Blonde” son amplia y justificadamente considerados no sólo como los tres mejores álbumes de Bob Dylan, sino como tres de los grandes discos de la historia del rock. Y Bob Dylan los grabó en sólo catorce meses, desde inicios de 1965 hasta Febrero del siguiente año.
Escuchando muchas colecciones de descartes, entiendes por qué esas grabaciones no han entrado en el disco: son simplemente inferiores a las publicadas. Esto también es así en algunos cortes de este volumen. Pero muchos otros son tan buenos como los que Dylan finalmente decidió publicar de forma diferente por motivos intrigantes. Incluso las interpretaciones que no llegan a la altura de los cortes publicados fascinarán a cualquiera que quiera profundizar en el proceso que utiliza Dylan para desarrollar su material.

El primer disco de esta caja se centra en las sesiones producidas por Tom Wilson para Bringing It All Back Home, una brillante mezcla de rock y folk acústico que Dylan grabó en tres asombrosos días. Le escuchamos arrastrar los textos hasta conseguir el efecto correcto en las múltiples versiones de clásicos como “Love Minus Zero/No Limit”, “She Belongs to Me”, “Subterranean Homesick Blues” y “Bob Dylan’s 115th Dream”. También encontramos la tierna “I’ll Keep It With Mine”, la socarrona “If You Gotta Go, Go Now”, y la oscura “You Don’t have to Do That”, ninguna de ellas incluida en el LP.

El segundo disco se abre con más tomas de Bringing It All Back Home: “California” una canción no publicada previamente en la cual hallamos un verso de “Outlaw Blues”; la primera toma de “It’s Alright, Ma (I’m only Bleeding)”; y dos irresistibles versiones de “Mr. Tambourine Man”, una de ellas grabada con batería y guitarra eléctrica. (Lo que aquí no aparece es también interesante: no existen versiones alternativas de “Gates of Eden” y “Maggie’s Farm”, aparentemente por una simple razón: Dylan clavó estos clásicos en la primera toma.)

Luego llegamos a las sesiones producidas por Bob Johnston para Highway 61 Revisited, en las cuales encontramos a Dylan dando un paso adelante hacia el rock a la vez que reinventa el género. Hay numerosas interpretaciones bluseras, joyas como “It Takes a Lot to Laugh, It Takes a Train to Cry”, “Tombstone Blues” y “From a Buick 6”, además de una lectura eléctrica de la proeza poética que es “Desolation Row”. También incluye diversas tomas alternativas de sencillos no incluidos en el álbum como “Positively Fourth Street”, que acertadamente combina el tintineo de “Mr. Tambourine Man” con el veneno de “Like a Rolling Stone” y la cual, como se apunta en el libro, es uno de los pocos éxitos de la era del rock que evita la estructura convencional de estrofa-estribillo.

Los compiladores del material dedican todo el tercer disco al proceso de creación de “Like a Rolling Stone”, probablemente la canción más célebre de Dylan y con la que consiguió trasladar su trabajo a las masas (si existe un CD de rock más fascinante que este, no sé cual puede ser). La canción empieza como algo cercano a un vals con Dylan al piano, evoluciona a través de 19 tomas más, ensayos, tomas falsas y equivocaciones… hasta que artista y productor se percatan que ya han conseguido lo deseado en la cuarta tentativa, la toma en la que Al Kooper por primera vez se lanza con el órgano, no con la guitarra con la que soñaba tocar cuando llegó al estudio. (No os perdáis el relato de Kooper, incluido en el libreto, explicando cómo sucedió todo.)

El cuarto disco continúa con las sesiones de “Highway 61 Revisited” producidas por Bob Johnston. Hay versiones del corte que da título al álbum, también de “Just Like Tom Thumb’s Blues”, “Queen Jane Approximately” y “Ballad of a Thin Man”, además de grabaciones con The Hawks (alias The Band) de “I Wanna Be Your Lover”, “Can You Please Crawl Out Your Window?” y un instrumental que carece de título. Al finalizar el disco, escuchamos el primer material destinado a Blonde on Blonde: “Visions of Johanna” grabada en Nueva York con The Hawks.

Los dos últimos discos están completamente dedicados a ese monumental disco que armoniza folk, rock, blues y country con textos surrealistas e increíblemente imaginativos que te harán comprender por qué en “From a Buick 6” (de Highway 61) escuchamos a Dylan cantar: “Necesito un camión de basura para descargar mi cabeza”. Hay más interpretaciones junto a The Hawks de “Visions of Johanna” además de “She’s Your Lover Now” y “One of Us Must Know (Sooner or Later)”, el único corte de New York con The Hawks que fue publicado oficialmente en el álbum. De las siguientes sesiones de en Nashville aparecen grabaciones de “Fourth Time Around”, “Leopard-Skin Pill-Box Hat”, “Stuck Inside of Mobile with the Memphis Blues Again”, “Absolutely Sweet Marie”, “Just Like a Woman”, “Pledging My Time”, “Most Likely You’ll Go Your Way (And I’ll Go Mine)”, “Temporary Like Achilles”, “Obviosly 5 Believers”, “I Want You” y “Sad Eyed Lady of the Lowlands”. Algunas de ellas, como una acelerada versión de “Just Like a Woman”, con arreglos radicalmente diferentes a los que estamos familiarizados. Si, como yo, podéis pasar toda la noche comparando los textos de las versiones originales con las letras de estas grabaciones alternativas, quedaréis cautivados por las abundantes variaciones que existen.

Aunque esta música todavía suene con la misma excelencia como lo hizo cuando fue grabada hace medio siglo, debes tener una cierta edad para apreciar lo revolucionaria que fue en su tiempo. Hoy la influencia de Dylan está en todas partes, pero cuando creó estas canciones transitaba por terrenos inexplorados. Los cinco principales éxitos de 1964 fueron “There! I’ve Said It Again” de Bobby Vinton, “I Want to Hold Your Hand”, “She Loves You” y “Can’t Buy Me Love” de The Beatles y “Hello, Dolly” de Louis Armstrong. En 1965 la lista incluía “Downtown” de Petula Clark, “You’ve Lost That Lovin’ Feelin’” de los Righteous Brothers, “This Diamond Ring” de Gary Lewis, “My Girl” de The Temptations y “Eight Days a Week” de The Beatles. Hay algo de buena música en estas listas, pero nada que parezca proceder del mismo planeta que, por ejemplo, “Desolation Row”, “Visions of Johanna” o los populares sencillos “Like a Rolling Stone” y “Positively 4th Street”.

Para el aficionado esporádico a Dylan (¿existe tal cosa?), la discográfica ofrece una edición de dos discos, titulada “Best of the Cutting Edge”. Para fanáticos existe una versión de coleccionista (limitada a 5000 copias), 18 CD valorados en 599$, en los cuales se recogen 379 cortes que contienen hasta la última nota grabada en estas sesiones, además de nueve sencillos originales de 45 rpm con sonido mono, grabaciones raras en habitaciones de hotel y otras delicias. Para el resto de nosotros han publicado esta caja de seis discos que contiene 111 cortes, en la que se incluye el ya mencionado libro además de más de siete horas de música creada durante las más asombrosas e influyentes sesiones de grabación de la historia del rock and roll.


Top
 Profile  
 
PostPosted: Fri November 13th, 2015, 21:10 GMT 
User avatar

Joined: Sun January 11th, 2009, 19:08 GMT
Posts: 2800
Senyor Timbaler wrote:
Publireportaje :wink:
Reseña: Bob Dylan - The Cutting Edge 1965-1966: The Bootleg Series Vol. 12 (Deluxe Edition) por Jeff Burger
http://www.themortonreport.com/entertainment/album-review-bob-dylan-the-cutting-edge-1965-1966-the-bootleg-series-vol-12-deluxe-edition/

La colección de Bootleg Series de Bob Dylan (el outlet de Dylan que comercializa versiones alternativas, descartes, interpretaciones raras en directo y canciones nunca antes escuchadas) nos ha brindado fantásticas entregas musicales desde sus inicios en 1991. Sólo en los dos últimos años se han editado los volúmenes Another Selfportrait y The Basement Tapes Complete, y ambos han sido grandes revelaciones. Aún así ninguno de los 11 lanzamientos previos eclipsa esta nueva entrega de la colección: “The Cutting Edge 1965-1966, The Booteg Series, Vol 12”, la cual nos adentra en las sesiones de grabación que confeccionaron “Bringing It All Back Home”, “Highway 61 Revisited” y “Blonde On Blonde”.

El propóstito de “The Cutting Edge”, según el libro de 120 páginas incluído en la publicación, “es ilustrar lo que sucede en el estudio en el proceso de creación de un disco. Lógicamente no intenta ser una colección de brillantes grabaciones. Lo aquí se presenta es el sonido escuchado en la cabina de control de los estudios CBS al finalizar la jornada.”

La colección incluye cuantiosas tomas falsas, comentarios de los productores y del propio Dylan, lo que contribuye a que el oyente parezca encontrarse en el lugar de grabación. Y en ese lugar han estado muy pocos: la gran mayoría del material no ha estado disponible hasta ahora, aunque los productores de esta colección han incluido varias grabaciones publicadas anteriormente con el fin de “representar mejor la creatividad de Dylan durante ese periodo”.
Menudo periodo. “Bringing It All Back Home”, “Highway 61 Revisited” y “Blonde On Blonde” son amplia y justificadamente considerados no sólo como los tres mejores álbumes de Bob Dylan, sino como tres de los grandes discos de la historia del rock. Y Bob Dylan los grabó en sólo catorce meses, desde inicios de 1965 hasta Febrero del siguiente año.
Escuchando muchas colecciones de descartes, entiendes por qué esas grabaciones no han entrado en el disco: son simplemente inferiores a las publicadas. Esto también es así en algunos cortes de este volumen. Pero muchos otros son tan buenos como los que Dylan finalmente decidió publicar de forma diferente por motivos intrigantes. Incluso las interpretaciones que no llegan a la altura de los cortes publicados fascinarán a cualquiera que quiera profundizar en el proceso que utiliza Dylan para desarrollar su material.

El primer disco de esta caja se centra en las sesiones producidas por Tom Wilson para Bringing It All Back Home, una brillante mezcla de rock y folk acústico que Dylan grabó en tres asombrosos días. Le escuchamos arrastrar los textos hasta conseguir el efecto correcto en las múltiples versiones de clásicos como “Love Minus Zero/No Limit”, “She Belongs to Me”, “Subterranean Homesick Blues” y “Bob Dylan’s 115th Dream”. También encontramos la tierna “I’ll Keep It With Mine”, la socarrona “If You Gotta Go, Go Now”, y la oscura “You Don’t have to Do That”, ninguna de ellas incluida en el LP.

El segundo disco se abre con más tomas de Bringing It All Back Home: “California” una canción no publicada previamente en la cual hallamos un verso de “Outlaw Blues”; la primera toma de “It’s Alright, Ma (I’m only Bleeding)”; y dos irresistibles versiones de “Mr. Tambourine Man”, una de ellas grabada con batería y guitarra eléctrica. (Lo que aquí no aparece es también interesante: no existen versiones alternativas de “Gates of Eden” y “Maggie’s Farm”, aparentemente por una simple razón: Dylan clavó estos clásicos en la primera toma.)

Luego llegamos a las sesiones producidas por Bob Johnston para Highway 61 Revisited, en las cuales encontramos a Dylan dando un paso adelante hacia el rock a la vez que reinventa el género. Hay numerosas interpretaciones bluseras, joyas como “It Takes a Lot to Laugh, It Takes a Train to Cry”, “Tombstone Blues” y “From a Buick 6”, además de una lectura eléctrica de la proeza poética que es “Desolation Row”. También incluye diversas tomas alternativas de sencillos no incluidos en el álbum como “Positively Fourth Street”, que acertadamente combina el tintineo de “Mr. Tambourine Man” con el veneno de “Like a Rolling Stone” y la cual, como se apunta en el libro, es uno de los pocos éxitos de la era del rock que evita la estructura convencional de estrofa-estribillo.

Los compiladores del material dedican todo el tercer disco al proceso de creación de “Like a Rolling Stone”, probablemente la canción más célebre de Dylan y con la que consiguió trasladar su trabajo a las masas (si existe un CD de rock más fascinante que este, no sé cual puede ser). La canción empieza como algo cercano a un vals con Dylan al piano, evoluciona a través de 19 tomas más, ensayos, tomas falsas y equivocaciones… hasta que artista y productor se percatan que ya han conseguido lo deseado en la cuarta tentativa, la toma en la que Al Kooper por primera vez se lanza con el órgano, no con la guitarra con la que soñaba tocar cuando llegó al estudio. (No os perdáis el relato de Kooper, incluido en el libreto, explicando cómo sucedió todo.)

El cuarto disco continúa con las sesiones de “Highway 61 Revisited” producidas por Bob Johnston. Hay versiones del corte que da título al álbum, también de “Just Like Tom Thumb’s Blues”, “Queen Jane Approximately” y “Ballad of a Thin Man”, además de grabaciones con The Hawks (alias The Band) de “I Wanna Be Your Lover”, “Can You Please Crawl Out Your Window?” y un instrumental que carece de título. Al finalizar el disco, escuchamos el primer material destinado a Blonde on Blonde: “Visions of Johanna” grabada en Nueva York con The Hawks.

Los dos últimos discos están completamente dedicados a ese monumental disco que armoniza folk, rock, blues y country con textos surrealistas e increíblemente imaginativos que te harán comprender por qué en “From a Buick 6” (de Highway 61) escuchamos a Dylan cantar: “Necesito un camión de basura para descargar mi cabeza”. Hay más interpretaciones junto a The Hawks de “Visions of Johanna” además de “She’s Your Lover Now” y “One of Us Must Know (Sooner or Later)”, el único corte de New York con The Hawks que fue publicado oficialmente en el álbum. De las siguientes sesiones de en Nashville aparecen grabaciones de “Fourth Time Around”, “Leopard-Skin Pill-Box Hat”, “Stuck Inside of Mobile with the Memphis Blues Again”, “Absolutely Sweet Marie”, “Just Like a Woman”, “Pledging My Time”, “Most Likely You’ll Go Your Way (And I’ll Go Mine)”, “Temporary Like Achilles”, “Obviosly 5 Believers”, “I Want You” y “Sad Eyed Lady of the Lowlands”. Algunas de ellas, como una acelerada versión de “Just Like a Woman”, con arreglos radicalmente diferentes a los que estamos familiarizados. Si, como yo, podéis pasar toda la noche comparando los textos de las versiones originales con las letras de estas grabaciones alternativas, quedaréis cautivados por las abundantes variaciones que existen.

Aunque esta música todavía suene con la misma excelencia como lo hizo cuando fue grabada hace medio siglo, debes tener una cierta edad para apreciar lo revolucionaria que fue en su tiempo. Hoy la influencia de Dylan está en todas partes, pero cuando creó estas canciones transitaba por terrenos inexplorados. Los cinco principales éxitos de 1964 fueron “There! I’ve Said It Again” de Bobby Vinton, “I Want to Hold Your Hand”, “She Loves You” y “Can’t Buy Me Love” de The Beatles y “Hello, Dolly” de Louis Armstrong. En 1965 la lista incluía “Downtown” de Petula Clark, “You’ve Lost That Lovin’ Feelin’” de los Righteous Brothers, “This Diamond Ring” de Gary Lewis, “My Girl” de The Temptations y “Eight Days a Week” de The Beatles. Hay algo de buena música en estas listas, pero nada que parezca proceder del mismo planeta que, por ejemplo, “Desolation Row”, “Visions of Johanna” o los populares sencillos “Like a Rolling Stone” y “Positively 4th Street”.

Para el aficionado esporádico a Dylan (¿existe tal cosa?), la discográfica ofrece una edición de dos discos, titulada “Best of the Cutting Edge”. Para fanáticos existe una versión de coleccionista (limitada a 5000 copias), 18 CD valorados en 599$, en los cuales se recogen 379 cortes que contienen hasta la última nota grabada en estas sesiones, además de nueve sencillos originales de 45 rpm con sonido mono, grabaciones raras en habitaciones de hotel y otras delicias. Para el resto de nosotros han publicado esta caja de seis discos que contiene 111 cortes, en la que se incluye el ya mencionado libro además de más de siete horas de música creada durante las más asombrosas e influyentes sesiones de grabación de la historia del rock and roll.


Muchas gracias por la traducción Senyor! recien por casualidad entré en el enlace y me di cuenta que la nota original era en inglés,

Salud! :wink:


Top
 Profile  
 
PostPosted: Fri December 11th, 2015, 02:11 GMT 
User avatar

Joined: Thu September 26th, 2013, 16:47 GMT
Posts: 304
Location: Chile, Concepción.
Jann Wenner: ¿Qué tipo de sonido escuchabas cuando hiciste John Wesley Harding?
Bob Dylan: Escuchaba el sonido de Gordon Lightfoot...

The Way I Feel
https://www.youtube.com/watch?v=pAx3nDUA9wM


Top
 Profile  
 
PostPosted: Fri January 15th, 2016, 01:53 GMT 
User avatar

Joined: Sun November 18th, 2012, 18:29 GMT
Posts: 2508
Location: Besós River Shore
Así trató la prensa española de la época el asesinato de Emmet Till.


La Vanguardia, 25 septiembre 1955
La discriminación racial en Norteamérica
Significado resultado de un juicio por el asesinato de un negro

Summer (Misisipí), 24. — Los Hermanastros Roy Bryant, de 29 años, y J. W. Milan, de 36, han sido declarados inocentes
del asesinato de un negro de catorce años llamado Emmet Till, al que, según la acusación, dieron muerte porque se permitió silbar, como expresión de admiración, hacia la esposa de uno de los acusados.


Según el jurado, el fiscal no logró demostrar que el cadáver encontrado en un río, cerca de esta ciudad, fuese el de Emmet Till. Los acusados admitieron que habían secuestrado al muchacho, pero afirman que luego lo pusieron en libertad al comprobar, que no era la persona que había «insultado» a la señora Bryant, da raza blanca.


Los dos acusados continuarán en la cárcel durante pocos días, pendientes de satisfacer la fianza que les corresponda por un delito de secuestro, a que quedó reducida la culpabilidad, La vista de la causa duró cinco días, y se predijo que Bryant y Milán serían ejecutados en la cámara de gas si el jurado no recomendaba clemencia. — EFE.




La Vanguardia, 30 de Septiembre de 1955
El Caso del Silbido
(Crónica por correo aéreo de nuestro redactor.) —
Con ese título de novela detectivesca, acaba de incorporarse a la vida del Sur un extraño suceso que habrá de dar bastante juego social y político. Se trata de un asesinato. Nada tendría de particular en país como éste, de dimensiones y población tan enormes. Abundan los carteles ofreciendo recompensa por la captura de asesinos, cuyas fotografías muestran rostros muy dignos de sentarse en la silla eléctrica. Complica el asunto, el lugar, que es el Sur de los Estados, y la raza, un negro, de catorce años de edad. Lo enmaraña más la circunstancia especial que concurre en el caso. Un muchacho negro, Emmett Louis Till, había echado un silbidito a la mujer de un blanco, Roy Briant. Un silbido es esa costumbre vulgar y grosera que ha sustituido al piropo, pero no al gracioso y quinteriano, sino al grosero y vulgar también. Así como hay mucha gente que, por ser monos de imitación, silban ahora, copiando a los norteamericanos de las películas para demostrar su aprobación.


Desde aquel silbido las cosas se complican en forma lamentable. Briant y un hermanastro suyo, J. W. Milan, se presentaron de noche en casa del tío del muchacho, secuestrándole. En pocas palabras, se lo llevaron a darle el paseo. El cadáver del muchacho apareció al cabo de unos días totalmente desfigurado. Un crimen de tan brutal naturaleza había de soliviantar la conciencia de muchos hombres del Sur, por no decir ya la de las gentes del Norte, en general más amplia.


El suceso había tenido lugar en Mississippi, uno de los más densos Estados en población de color, y durante muchos años también a la cabeza en el porcentaje de linchamientos. El negro ha experimentado una gran mejoría en sus relaciones con el blanco. Cuéntese con que muchos de ellos tenían a sus abuelos en plena selva y se verá el enorme paso positivo que han dado al incluirse en nuestra civilización. Puedo asegurarles que he visto cómo viven en la ciudad y en nada o poco se diferencian de los blancos en cuanto a situación material. Hay de todo, pobres y ricos, pero abundan quienes tienen coches soberbios y relucientes como su misma piel. En el Sur es distinto. La población negra es enorme. En otra ocasión que visité el Sur de este país, exactamente en Georgia, me sorprendió la cantidad enorme de negros, con barrios enteros muy populosos. Por lo que sea, porque han sido muchos años de vivir desconociéndose, el caso es que el negro le tiene todavía miedo al blanco. Pero el blanco, sin confesarlo, también le tiene miedo al negro. Los negros aumentan progresivamente y con pavorosa regularidad su población.


Hacía tiempo que nada parecido sucedía. Precisamente estos años últimos se habían caracterizado por la desaparición gradual de los linchamientos. El negro posee ahora una Junta nacional para el avance del pueblo de color; poco a poco se intenta hacer desaparecer las barreras y prejuicios, bien con leyes que prohíben la discriminación en las escuelas públicas o en lugares donde ejerce su mando el Gobierno federal. El juicio contra Briant y Milan venía despertando gran expectación. Ellos negaban haber matado al muchacho. Una vez en la calle, lo dejaron escapar, han dicho. Incluso un negro había declarado haberle visto acompañado de cuatro hombres blancos entre ellos a los dos hermanastros.


En el juicio juegan elementos extraños al simple sentido de la justicia. Cada vez que se produce un hecho de esta índole, las izquierdas avanzadas y los comunistas lo aprovechan para hacer pasar al pueblo norteamericano por intolerante y brutal. En realidad se trata de casos aislados, condenados por la conciencia pública del país. Pero el veredicto de hoy dado por el jurado, después de una corta deliberación, ha promovido cierto malestar. El veredicto es de inculpabilidad total, absolviendo a los acusados. La madre de la víctima había reconocido a su, hijo, pero éste estaba tan desfigurado, que el tribunal se ha acogido a esa insegura prueba para resolver en favor de los acusados, después que el abogado defensor había invocado los prejuicios peores para la vida de la comunidad en el Sur.


Los acusados absueltos tendrán que responder ahora ante otro tribunal por el delito de secuestro, puesto que éste está de sobras probado y no se le ha podido desfigurar. El tribunal que los ha juzgado es hoy blanco — nunca mejor usada la palabra— de gran parte de la opinión del país. Una vergüenza nacional, un arma más para el comunismo, dicen hoy algunos espíritus de aquí. No podemos juzgar la importancia del hecho. Ni sabemos si el jurado tiene o no razón. Pero de cualquier manera un malestar indudable corre por el espinazo del Sur, al mismo tiempo que la opinión libre señala hoy su responsabilidad. Por mucho que este asesinato se convierta en un alegato, social o político, nadie deberá olvidar que los primeros en iniciar la protesta han sido los mismos norteamericanos. Este «silbido» se transforma para esos hombres de buena voluntad en un sincero aplauso.
—Ángel Zuñiga




La Vanguardia, 4 de Diciembre de 1955
Negros
(Fragmento de otro artículo firmado por Ángel Zuñiga)

(...)
En el caso del «muchacho del silbido» que le conté a usted hace cierto tiempo, ha prevalecido, al final, la intransigencia del Sur, cierto miedo a ser superados por el mismo, la complicidad colectiva más irritante. «¿Quién mató al muchacho?», podríamos preguntar como en Fuenteovejuna preguntan quién mató al comendador. «El Sur, señor», contestarían las voces de la conciencia.

El asesinato del pobre muchacho Emmet Till ha quedado impune. No sólo sus presuntos asesinos, Roy Bryant y J. W. Milam, salieron absueltos, sino que el proceso que les siguió después por secuestro comprobado fue sobreseído dándoles la más completa libertad.
(...)









Los de la hemeroteca de ABC hay que mirarlos la hemeroteca online porque se reservan ellos todos los derechos, así que no puedo copiar y pegar, pero se pueden bajar en pdf.:

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1955/09/08/022.html
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1955/09/29/037.html
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1955/09/29/038.html
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1955/10/26/036.html


Top
 Profile  
 
PostPosted: Fri January 15th, 2016, 07:48 GMT 

Joined: Tue October 14th, 2008, 08:05 GMT
Posts: 91
Espeluznante documento.


Top
 Profile  
 
PostPosted: Wed February 8th, 2017, 14:19 GMT 
User avatar

Joined: Sun November 18th, 2012, 18:29 GMT
Posts: 2508
Location: Besós River Shore
Novedades en el caso de Emmet Till, lo que son las cosas... A la señora Bryant ahora, pasados más de 62 años, se le ocurre decir que mintió en el juicio a los asesinos de Emmet Till. ¿Se acerca el momento de mirar al abismo y hay que hacer méritos para ganarse un trocito de cielo? Si creyera en estas cosas, diría que su culo va arder en el infierno por los siglos de los siglos.

Noticia de ayer mismo:
Quote:
Jackson, Miss, - Carolyn Bryant ha admitido que mintió cuando testificó en 1955 que Emmett Till la había tocado, una mentira que repitió al FBI una década después.


http://www.usatoday.com/story/news/nation-now/2017/02/07/emmett-till-murder-case/97588506/


Top
 Profile  
 
PostPosted: Fri November 10th, 2017, 16:37 GMT 
User avatar

Joined: Sun November 18th, 2012, 18:29 GMT
Posts: 2508
Location: Besós River Shore
Una pequeña y graciosa anécdota previa a los conciertos en el Earls Court de Londres del 81. La dejó escrita Debbie Gold. Si hay imaginación de su cosecha, no lo sé, pero me da igual porque es genial. Es casi un sketch de los Monty Python en que la ciudad de Londres se conchaba para tomarle el pelo a un ingenuo Bob Dylan. Calla, calla, hazte el loco, que por ahí viene Bob Dylan con la capucha puesta en pleno verano, haz como si no lo vieras... y el final es estupendo. Si no la habéis leído, ahí la dejo. 8)

En el Zoo
por Debbie Gold

A menudo me hacen preguntas fascinantes como "¿cual es la diferencia entre estar en la carretera con Bruce Springsteen y Bob Dylan?" Ciertamente hay más de una respuesta a esta pregunta, pero la primera cosa que me viene a la cabeza es que cuando viajas por el mundo con Bruce y se lo presento a algún fan o a alguien del negocio, la reacción siempre suele ser casi la misma, se ponen a dar saltos, se ponen a chocarle la mano como locos y exclaman cosas como "¡Guau, tío esto es increíble, Bruce Springsteen!!! ¡Este es uno de los mejores momentos de mi vida! ¡No me lo puedo creer! ¡Bruce eres mi héroe! ¡Oh que momento más guay...!"

Cuando presento a Bob Dylan a un fan, la reacción es un poco diferente. La persona inevitablemente se queda parada, sin palabras, con los ojos abiertos como platos, y su cara adquiere un semblante que parece decir "Estoy cara a cara con el mismo Dios". A veces hubiera deseado llevar una cámara de vídeo cuando viajo por el mundo con Bob Dylan y haberla colocado sobre su hombro izquierdo para poder capturar momentos como esos (y como a la gente se le caen las cosas de las manos, o tropiezan con los cordones de sus zapatos, etc) ¿Os podéis imaginar la sensación de ser mirado de esa manera todo el tiempo? Bob Dylan tiene un aspecto inconfundible mientras que Bruce se puede fundir entre una multitud. Evidentemente tan pronto como alguien se percata de que es Bruce, esa multitud se transforma en una escena del "Flautista de Hamelin". En cualquier caso, hace falta una cantidad razonable de seguridad cuando sales con cualquiera de los dos a la carretera, y esto es lo que nos lleva a mi siguiente historia.

En la gira Europea del 81 de Bob Dylan, de la cual tuve la suerte de forma parte, juntaron a un puñado de "encargados" para ocuparse de su protección. Aunque eran profesionales consagrados a su trabajo, observé que de vez en cuando había un poco de confusión en cuanto a quien se suponía que debía hacer cada cosa. En esas raras ocasiones me los imaginaba golpeando cabezas al estilo de los "Tres chiflados" para asegurarse de que Bob Dylan estaba protegido (es difícil de creer, pero Bob Dylan siempre ha sido más famoso en Europa y esto hace que la seguridad sea aún más importante). Londres, donde sucede esta historia, no era una excepción. Dylan estaba en cartel durante 5 noches en el Earl's Court, una sala con un aforo de 20.000 personas, y los conciertos empezaban en pocos días. Sería poco decir que la ciudad estaba enterada de la presencia de Bob Dylan.

Todo el equipo de la gira llegó a la ciudad unos días antes, dándonos la oportunidad de empezar a trabajar con cierta ventaja en lo que iba a ser sin lugar a dudas una semana muy ajetreada, y dando a los músicos la oportunidad de disfrutar de unos días libres. La primera tarde el teléfono de mi habitación del hotel empezó a sonar repentinamente con frenéticas llamadas de varios miembros del equipo, empezando por uno de los guardaespaldas. "Has visto a Bob", me preguntó esperanzado.
"No, no le he visto. ¿Ha olvidado alguna cita? ¿Se supone que tiene que estar en algún lugar?" respondí.
"No, está todo bien, gracias." Me dijo antes de colgar rápidamente.
Después llamó su road manager, preguntándome nerviosamente "¿No has visto a Bob Dylan esta tarde, verdad?".
"No." respondí, casi al mismo tiempo que me daba las gracias y me colgaba. Recuerdo que hubo algunas llamadas más después, salí al pasillo y me di cuenta había miembros del equipo deambulando nerviosamente cerca de la habitación de Bob.

Un par de horas después, otra vez en mi habitación, el teléfono volvió a sonar, pero esta vez era la voz de Bob Dylan la que escuchaba al otro lado de la línea, me preguntaba de forma despreocupada que si no me importaba bajar un rato a su habitación, si no estaba ocupada. Le pregunté "¿Sabes que tienes a todo el equipo en estado de pánico buscándote por todas partes? ¿Ya saben que has regresado?".
"Sí, sí..." me respondió con total desinterés. "¿Vas a pasarte por aquí?".
"Sí" le dije, "Ahí estaré".

Bob parecía relajado y muy contento cuando me recibió en la puerta. "¡He tenido una tarde estupenda!" me espetó eufórico.

"¿De veras?" Y le pregunté con curiosidad "¿Qué ha sucedido?".

"Me sentía un poco encerrado en esta habitación de hotel" empezó a explicar. "Parecía hacer una tarde estupenda así que decidí salir a dar un paseo. Me puse la sudadera con la capucha puesta (estábamos a mediados de Julio, pero ese era el máximo esfuerzo que hacía Bob para disfrazarse) salí fuera y simplemente me puse a caminar."

"¿Tú solo?" le pregunté sorprendida.

"Sí," y empezó a explicar entusiasmado "y acabé caminando a través de Piccadilly Circus donde, por supuesto, había miles de personas ¡y nadie me dijo ni una sola palabra! Fue tan alucinante que continué paseando. Subí y bajé por King's Road y atravesé Trafalgar Square, y todavía no le había dicho ni una palabra a nadie, ni nadie me había dirigido ni una sola palabra a mi."

"Guau, Bob, ¡eso es increíble! Debiste sentirte muy bien".

"Y tanto, así que continué. Era un día tan maravilloso que me fuí para Hyde Park y estuve caminando durante horas; era todo tan apacible. Vi a mucha gente y ninguno de ellos me dijo ni una sola palabra. Al final, emprendí el camino de regreso hacia Regents Park (donde se encontraba nuestro hotel) y acabé en el Zoo de Regents Park, sentado tranquilamente en un montículo. Fue estupendo, apenas podía creérmelo, no quería que el día acabara. Me di cuenta que eran las 5 de la tarde, porque el zoo estaba a punto de cerrar, el vigilante educadamente le estaba diciendo a la gente que se tenían que marchar. Al final en el lugar no quedó ni un alma aparte de mi, y no me había percatado porque estaba demasiado ocupado meditando sobre el plácido día que había tenido, entonces el vigilante se acercó a mi y me dijo: Es la hora de cerrar, me temo que tiene que marcharse Sr. Dylan."

Texto original :arrow: http://www.expectingrain.com/discussions/viewtopic.php?f=6&t=87020&p=1740141&hilit=debbie+gold+zoo#p1654999


Top
 Profile  
 
PostPosted: Fri November 10th, 2017, 17:21 GMT 

Joined: Fri October 28th, 2011, 09:57 GMT
Posts: 244
Maravillosa historia. No la conocía. Tiene que ser muy jodido ser Dylan y no poder entrar a tomar un café en un bar. Como dice un amigo, ¿para que quieres el dinero si no puedes tomarte una cerveza?


Top
 Profile  
 
PostPosted: Fri November 10th, 2017, 17:42 GMT 

Joined: Tue October 14th, 2008, 08:05 GMT
Posts: 91
[img]
Attachment:
Bob%20and%20Debbie%20Gold.jpg
[/img]


You do not have the required permissions to view the files attached to this post.


Top
 Profile  
 
PostPosted: Tue November 28th, 2017, 20:25 GMT 
User avatar

Joined: Tue February 28th, 2006, 17:08 GMT
Posts: 86
Location: Buenos Aires, Argentina
http://www.sohomexico.com/cronicas/15/05/11/especial-musica-Mi-vida-como-admirador-de-Bob-Dylan-Dylanita-Rodrigo-Fresan/


Top
 Profile  
 
Display posts from previous:  Sort by  
Post new topic Reply to topic  [ 148 posts ]  Go to page Previous  1, 2, 3, 4, 5, 6

All times are UTC


Who is online

Users browsing this forum: roadster


You cannot post new topics in this forum
You cannot reply to topics in this forum
You cannot edit your posts in this forum
You cannot delete your posts in this forum
You cannot post attachments in this forum

Jump to:  
Powered by phpBB® Forum Software © phpBB Group